Aves rapaces, guía básica

Aves rapaces, guía básica

Aves rapaces, guía básica

Surcan el cielo volando y buscando su próxima presa con la que alimentarse. Las aves rapaces son animales poderosos, a la vez que temidos por sus víctimas. Los más conocidos son las águilas y los búhos, pero entre todas las especies con las que cuenta esta clasificación, aunando las diurnas, es decir las que cazan de día, y las nocturnas, que lo hacen de noche, podemos contar con más de 450 especies diferentes en todo el mundo.

Si tu pasión son las aves y quieres conocer a fondo estos imponentes animales, sigue leyendo este artículo, ya que tenemos toda la información básica que debes conocer de ellos.

Morfología

Aunque podamos encontrarnos especies muy diferentes las unas a las otras, las aves rapaces guardan cierta similitud en algunos de sus rasgos que los hacen englobarse en la misma categoría de ves.

Estos animales, se alimentan desde otros pájaros, que cazan en pleno vuelo o cuando se encuentran distraídas en tierra, hasta peces, serpientes o incluso mamíferos de todos los tamaños. Para poder agarrar a sus presas, necesitan unas garras muy fuertes para sostener mientras vuelan lo que han cazado, pero además también tienen unas uñas extremadamente largas y afiladas, que clavan en la carne de sus víctimas para sujetar mejor al animal.

Otra de sus características que comparten es su pico curvado. Este pico es mucho más vistoso en los animales diurnos, y está especialmente diseñado para matar a sus presas, desgarrando la piel y la carne, pudiendo alimentarse de esta manera.

Aves rapaces

Aves rapaces nocturnas

Los búhos entran en esta categoría en la que también comparten el pico curvo y las garras. Una de las diferencias que se encuentran respecto a sus primos los halcones o las águilas es que tanto el pico como las garras son más reducidas, aunque funcionan de la misma manera que las de los diurnos. La diferencia más clara reside en sus ojos, ya que al cazar y vivir de noche, estos son mucho más grandes, teniendo más sensibilidad a la luz. Pero esto no es todo, ya que para moverse mejor y detectar posible alimento, tienen el oído mucho más desarrollado, ayudándole a percibir sonidos que se encuentran a varios cientos de metros de distancia.

Aves rapaces diurnas

De entre las aves rapaces que viven y se alimentan de día podemos incluir las águilas, los buitres, los halcones, los milanos, entre otros.

Estos animales a diferencia de las nocturnas son mucho más delgadas y con un cuerpo más esbelto. Este cuerpo les ayuda a volar durante mucho tiempo sin ser detectadas y a ser más ligeras, algo que para el ataque a la presa es vital. Como ya comentamos, el pico de estas aves es más prominente al igual que las garras.

Otra de las diferencias cruciales que nos encontramos es que ven mejor que escuchan. Es más se han realizado experimentos en los que se ha constatado que un águila es capaz de divisar un pequeño roedor a varios kilómetros de altura mientras se encuentra planeando, para luego acecharlo desde el aire hasta que acaba en sus garras.

Guía de aves rapaces

Alimentación

De entre las especies de aves rapaces diurnas, nos encontramos a un grupo que es conocido por alimentarse de carroña y animales muertos. Los buitres tienen una gran envergadura y pueden superar los 8 kilos de peso. Estos animales son conocidos por su plumaje oscuro y por tener tanto la cabeza como el cuello sin plumas. Esto es debido a un proceso de evolución, ya que los buitres tienden a meter la cabeza en las vísceras de los animales muertos, evitando infecciones y otras enfermedades.

Del resto del grupo, como las águilas o los halcones, tienen varias técnicas de caza y de alimentación según la especie de la que estemos hablando. Existen animales que se alimentan de culebras o de pequeños mamíferos, para cazar tanto a unos como a otros, son capaces de llevarse horas posados en la rama de un árbol hasta que ven a su presa moverse, momento en las que atacan desde arriba, para que no se les vea. Por otro lado, están las aves rapaces que cazan otras aves en pleno vuelo, suponiendo una batalla en la que la agilidad y la velocidad gana.

Compártelo en tu red social: