Águila Imperial Ibérica

Águila Imperial Ibérica

Anteriormente considerada una subespecie del Águila Imperial Oriental. Actualmente tratada como una especie en sí misma. Constituye una superespecie junto al Águila Imperial Oriental. Los parientes más cercanos de las Águilas Ibéricas y Orientales son probablemente las Águilas de las Estepas Aquila nipalensis y las Águilas Rojizas Aquila rapax.

Tamaño

Longitud: 78-82 cm

Envergadura de las alas: 180-210 cm

Peso: 2,500-3,500 g

Edad máxima

Más de 40 años en cautiverio.  

Hábitat del águila imperial ibérica

Hábitat

Mayoritariamente se encuentra en bosques del Mediterráneo aunque también en pantanos tales como en el parque nacional Doñana. El Águila Imperial Ibérica también puede encontrarse en "Dehesas", un típico pastizal arbolado en España. Es necesario que exista suficiente alimento, y especialmente los conejos son importantes.

En algunas ocasiones el Águila Imperial Ibérica puede encontrarse en áreas de cultivos, similarmente a como sucede con el Águila Imperial Oriental. En Castilla La Mancha, existe un nido en un pequeño grupo de álamos rodeados por campos de agricultura y plantaciones de olivos y solo a unos pocos cientos de metros de distancia de una granja. Hay muchos conejos en ese territorio. Si se las deja solas, estas águilas pueden vivir en lugares como esos y tener sus crías con éxito.

Distribución

Restringida a la Península Ibérica. Prácticamente toda la población mundial de esta especie anida en España. Recientemente algunas parejas recolonizaron Portugal. Estaba considerada extinta en Marruecos, pero hubo crías en 1995. Quizás todavía queden algunas parejas allí. También hubo crías en Algeria en el siglo XIX, pero actualmente están extintas.

Cría y reproducción del águila imperial ibérica

Migración

Las Águilas Imperiales Adultas son aves sedentarias y se mantienen en su territorio todo el año. Las aves jóvenes se dispersan luego de volverse independientes. Algunas aves anidan cerca de su lugar de nacimiento cuando tienen edad suficiente para ello, otras se asientan lejos de su lugar de nacimiento. Esto último es denominado como dispersión natal.

En un estudio llevado a cabo en España que involucró seguir la pista a 84 polluelos entre los años 1990 y 2002, la distancia media de la dispersión natal fue de 101.2 Km con un máximo de 310 Km (255 Km para las hembras).

Se describen 3 fases de dispersión para el Águila Imperial Ibérica:

1) Vuelos exploratorios con regreso al área natal (dentro de los 3 meses desde el nacimiento, es decir, 4-6 meses de edad).

2) Vuelos de mayor distancia en los cuales algunas aves pueden establecer territorios temporales (entre 7 y 15 meses de edad).

3) Regreso a las inmediaciones del área natal (después de tener 16 meses o más de edad).

Durante la fase de dispersión las águilas normalmente dejan las áreas protegidas y por tanto se ven expuestas a muchas amenazas relacionadas con el contacto con los humanos (mirar abajo).

Conservación del águila imperial ibérica

Cría y Reproducción

Comúnmente la reproducción comienza a los 4-5 años de edad. Los nidos son usualmente construidos en los árboles, recientemente algunas parejas comenzaron a usar los postes eléctricos. Lo común es que la hembra ponga de 1 a 4 huevos.

El periodo de incubación dura alrededor de 44 días y las crías permanecen en el nido por aproximadamente 75 días. Luego de pasar la etapa de polluelos los jóvenes se quedan en su área natal por otros 116-162 días antes de comenzar a dispersarse.  

Caza y Alimento

La presa más importante es el conejo. En un estudio en Montes de Toledo (Castilla-La Mancha, España) las heces de Águilas Imperiales Ibéricas fueron estudiadas. En un 93% de los casos, restos de conejos fueron encontrados. Otra presa importante fueron las cornejas (encontradas en el 20% de las heces), palomas (8.4%), otras aves (10%), liebres (2%), reptiles (1.8) y perdices (0.6%) Esos resultados muestran claramente cuán importante es el conejo para esta especie.

En el Parque Nacional Doñana más aves acuáticas tales como los gansos comunes, las fúlicas y los ánades reales son cazados por las águilas, al igual que las urracas y las palomas torcazas.

Migración de la águila imperial ibérica

Población

Este es uno de los rapaces más raros del mundo. En el año 1974 alrededor de solo 50 parejas fueron contadas. Pero desde entonces la población se ha incrementado y en 2008 253 territorios habían sido ocupados, 4 en Portugal, el resto en España. 310 águilas jóvenes nacieron en 2008.

En el año 2010, 282 parejas fueron observadas, 279 en España y 3 en Portugal. Esto es 16 parejas más que en el 2009. 341 jóvenes pasaron la etapa de polluelos, el número más alto registrado hasta el momento.

Amenazas

Una de las amenazas más serias es la muerte por electrocución. En el 2008, 33 Águilas Imperiales Ibéricas fueron encontradas electrocutadas. A pesar del trabajo por hacer las líneas eléctricas más seguras en la mayor cantidad posible de áreas, todavía hay muchas águilas que mueren debido a la electricidad. Estas poblaciones continúan incrementándose y los jóvenes en dispersión visitan nuevas áreas donde aún no se han asegurado las líneas eléctricas.

El envenenamiento es otro problema muy serio.  Muchas águilas y buitres son envenenados en España cada año. En ciertos casos el envenenamiento de las aves rapaces es un objetivo. En otros casos el objetivo son algunos mamíferos como los zorros pero las águilas comen esta carroña y también mueren.

Un estudio que analizó la muerte de 267 Águilas Imperiales Ibéricas entre 1989 y 2004 expuso que el 91.7% de las causas de mortalidad (cuando la causa de mortalidad pudo ser determinada) tenían su origen en la actividad humana. La electrocución y el envenenamiento fueron por mucho las causas de muerte más comunes. 115 Águilas Imperiales Ibéricas perecieron electrocutadas y 74 envenenadas. Otras causas de muerte fueron disparos de armas (16 casos) y enfermedades (13 casos).

Población de la águila imperial ibérica

Conservación

El envenenamiento ilegal debe ser detenido. La educación pública en estos temas y un mayor respeto a la ley son necesarios. Las líneas eléctricas deberían ser hechas de forma segura para las aves. No solo en las áreas de reproducción, sino también en sus áreas de dispersión donde muchas aves jóvenes a inmaduras van luego de abandonar su área natal.

En España, varias organizaciones tales como WWF o SEO/BirdLife España están trabajando en programas de conservación para el Águila Imperial Ibérica. El gobierno nacional y también algunos otros gobiernos regionales se encuentran trabajando para proteger esta especie.

Los hábitats valiosos deben ser protegidos. Ni carreteras ni granjas de viento deberían ser construidas en los hábitats valiosos, ni cercanos a los nidos ni en las áreas de dispersión.

El reciente incremento en la población de estas águilas es alentador. Si el envenenamiento y la electrocución pudieran ser reducidos considerablemente, la población debe ser capaz de incrementarse mucho más.

Compártelo en tu red social: