Águila harpía

Águila harpía

El águila harpía es legendaria, aunque pocas personas la hayan visto en su hábitat natural. Los primeros exploradores sudamericanos nombraron a estas grandes aves luego de harpías, como las depredadoras "criaturas espantosas, voladoras con garras y pico en forma de gancho" de la mitología griega. Esta ave de rapiña de color gris oscuro tiene una mirada muy distintiva, con plumas encima de su cabeza que se despliegan en una prominente cresta cuando el pájaro se siente amenazado. Algunas plumas grises más pequeñas crean un disco facial que puede dirigir las ondas acústicas para mejorar la audición del ave, similar a los búhos.

Como en la mayoría de las especies de águilas, la "harpía" hembra es casi el doble de grande del varón. ¡Las piernas del Águila harpía pueden ser tan gruesas como la muñeca de un niño pequeño, y sus garras curvadas son mayores que las garras del oso pardo en 5 pulgadas (13 centímetros) de largo! La harpía puede no ser el ave de rapiña más grande (ese título pertenece al Cóndor andino), pero esta criatura extraordinaria es definitivamente la más pesada y poderosa de las aves.

Datos Rápidos

Duración de la vida: de 25 hasta 35 años

Período de incubación: de 53 hasta 56 días

Número de huevos colocados: 1 a 2 huevos en un acoplamiento

Edad de madurez: 4 a 5 años

Tamaño: 89 a 105 centímetros (35 a 41 pulgadas) de altura, siendo la hembra más grande que el macho

Peso: La hembra pesa de 6.3 a 9 kilos (14 a 20 libras); el macho pesa de 3.8 a 5.4 kilos (8.5 a 12 libras)

Envergadura: Hasta 200 centímetros (6.5 pies)

Hábitat de las águilas harpía

Hábitat de las águilas harpía

Las águilas harpías se extienden desde México hasta el norte de Argentina y viven en áreas muy frondosas. A pesar de su envergadura, que puede llegar hasta los 6.5 pies (200 centímetros.) de un lado a otro, las harpías vuelan por su hogar boscoso con gran agilidad. Para anidar, las harpías se favorecen de las ceibas de lana (árboles de kapok) y usualmente construyen nidos de entre 90 y 140 pies (de 2700 a 4300 centímetros) por encima del suelo. Les gusta utilizar árboles con ramas ampliamente espaciadas para una despejada trayectoria de vuelo desde y hacia el nido.

Las harpías usan varas grandes para crear el enorme marco del nido y lo revisten con verdes más suaves, vainas y pelaje animal para hacerlo cálido y confortable. Un nido de harpía mide aproximadamente 4 pies (120 centímetros) de grosor y 5 pies (150 centímetros) de un extremo al otro, suficiente para que una persona pueda recostarse a lo largo de él. Una vez construido, una pareja de águilas puede reutilizar y remodelar el mismo nido por largos años.

Las Águilas harpías, del tipo fuerte y silencioso, no vocalizan mucho. Cuando se escuchan, gimen, graznan y silban.

Depredación y caza de las águilas harpía

Depredación y caza

Las harpías son estupendas ahorrando preciosa energía. Usted nunca verá elevarse una harpía por encima de una selva tropical. En lugar de eso, la harpía poderosa vuela por debajo del follaje y usa sus grandes garras para atrapar rápidamente a monos y perezosos que pueden pesar hasta 7,5 kg (17 libras)! Una arpía es capaz, en una seria persecución, de alcanzar velocidades de 80 kilómetros por hora (50 millas por hora). Se sumerge por sobre su presa y la arrebata con las patas extendidas.

Sus alas pequeñas y anchas ayudan a la harpía a volar casi recto hacia arriba también, de modo que puede atacar a su presa tanto desde abajo como desde arriba. Y el águila harpía puede voltear completamente la cabeza hacia abajo para recibir una mejor mirada en su comida potencial. El pájaro se posa silenciosamente por horas (hasta 23 h) en un árbol pacientemente esperando atrapar una presa ingenua. Tiene visión excelente y puede ver algo de menor tamaño que 2 centímetros (1 pulgada) desde casi 200 metros (220 yardas) de distancia.

Alimentación y dieta

Las garras mortíferas de un águila harpía pueden ejercer varios centenares de libras de presión (sobre los 50 kilos), aplastando los huesos de su presa e instantáneamente matando a su víctima. Una harpía también se alimenta de zarigüeyas, puercos espín, venados jóvenes, serpientes, e iguanas. La presa más pesada es llevada a un tronco cortado o una rama baja y es parcialmente comida, ya que es demasiado pesada para ser llevada entera al nido.

La mayor parte de la comida de la harpía se encuentra en las cumbres de la selva tropical y áreas de matorrales, en vez de en el suelo forestal. Las hembras, más grandes, tienden a tomar perezosos y monos; los machos, más pequeños, más ágiles y más rápidos tienden a tomar más cantidades de artículos de menor tamaño para comida. Esto aumenta las probabilidades de la pareja de comer de forma regular.

Alimentación y dieta de las águilas harpía

Crías de las águilas harpías

Las harpías son monógamas y pueden copular de por vida. Como padres, defienden sus huevos y cría ferozmente. La madre coloca uno o dos huevos en un acoplamiento y ella solo se reproduce cada dos o tres años. Ambos padres incuban huevos, tomándole a la hembra la mayor parte de la responsabilidad. El primer aguilucho a incubar recibe toda la atención y tiene mejor probabilidad de sobrevivir, mientras el otro huevo muere por falta de incubación.

¿Por qué coloca la hembra dos huevos? El segundo huevo es como una póliza de seguros por si acaso sale algo mal con el primer huevo. ¡Si el primer huevo se rehúsa a salir del cascarón, el segundo huevo tiene una oportunidad decente de empollar, evitándoles a los padres la necesidad de recomenzar con un nuevo huevo!

El pichón recién salido del cascarón es totalmente blanco y no logra su coloración total hasta ser adulto tras su tercer año de vida. Ambos padres alimentan al pichón por alrededor de 10 meses. Las crías del Águila harpía están listas para llenarse de plumas alrededor de los cinco hasta seis meses de edad, pero usualmente andan rondando por el nido por más de un año, implorando una comida de sus padres. Tal vez volviendo una vez en 10 días, los padres proveen cada vez menos comida, obligando a la cría a mantenerse por sí misma.

Una vez maduros, no es inusual para los pichones regresar a anidar en su "árbol anfitrión". Las harpías pueden reproducirse desde los 5 hasta los 30 años y mucho más. Dado el largo tiempo que le dedican a la crianza de los hijos, una pareja no puede criar a mucha descendencia en toda su vida.

Conservación de las águilas harpía

Los primeros exploradores sudamericanos le dieron a estas grandes aves el nombre de Harpyja, la medio-mujer depredadora, el medio-pájaro monstruo de la mitología griega.

Conservación

Podemos tender a pensar que la gigantesca Águila harpía es invencible., pero por desgracia sí hay alguien que puede acabar con ellas: nosotros, los seres humanos. Cada pareja de Águilas harpías necesita cientos de kilómetros cuadrados de bosque para prosperar. Al ser estas águilas poco migratorias, solo cazan continuamente en su área de alcance predefinida y limitada. Años de tala forestal, destrucción de zonas de anidación y la caza furtiva ha eliminado mucha de su anterior zona habitable, especialmente en la parte del norte y es ahora un ave escasa en muchas áreas.

Su amenaza más actual viene de cazadores que disparan a las aves por deporte. Los padres de harpía crían, a lo sumo, un solo aguilucho cada dos años, de manera que una vez que el número de Águilas harpías ha sido reducido en un área particular, es difícil que dicha población se recupere.

Compártelo en tu red social: